Cómo debe ser el lenguaje de nuestras homilías

Autores/as

  • Gabriel Bautista Nieto

DOI:

https://doi.org/10.53111/estagus.v57i1.1051

Palabras clave:

Homilía, Comunicación, Lenguaje, Lenguaje no verbal, Vocabulario

Resumen

Una de las formas de evangelización que tiene la Iglesia es a través de la predicación clerical. Cada vez que el presbítero sube al púlpito pretende convertir a los fieles, facilitando el diálogo de Dios con su pueblo. Para ello construye su homilía de una determinada forma y manera. Y la elección que haga del lenguaje, de los medios con los que construya la homilía no es indiferente. El presente artículo recala sobre la importancia y las posibilidades que este instrumento comunicativo tiene para hacer llegar el mensaje de manera eficaz a quien va dirigido. Para que una homilía sea eficaz no hace falta solo que esté bien construida y atienda a su fin principal, sino que es necesario que se exprese en un lenguaje asequible y cercano a quienes le van a escuchar. Sin este requisito indispensable, todos los esfuerzos quedarán en balde. Por ello aquí nos queremos adentrar en las posibilidades del lenguaje oral, del no verbal y de la utilización de las imágenes en la predicación. Existen gran cantidad de recursos retóricos que el presbítero tiene a su disposición y que es preciso que sepa y quiera usar en el momento adecuado.

Descargas

Publicado

21-02-2022

Cómo citar

Bautista Nieto, G. (2022). Cómo debe ser el lenguaje de nuestras homilías. Estudio Agustiniano, 57(1), 157–189. https://doi.org/10.53111/estagus.v57i1.1051