Pablo VI transfigurado, zahorí de Dios y pontonero de la Iglesia

Ternura, clarividencia, tesón y diálogo al servicio de la fe, la unidad, la justicia y la paz

Autores/as

  • Santiago Díez Barroso

DOI:

https://doi.org/10.53111/estagus.v55i1.44

Palabras clave:

Iglesia, Cristo, Transfiguración, Zahorí, Pontonero, Fe, Justicia, Unidad, Paz

Resumen

En esta charla me refiero a Pablo VI como transfigurado, zahorí de Dios, y pontonero de la Iglesia. Fue transfigurado, porque toda su vida la vivió en permanente transfiguración-configuración con Cristo Jesús. Zahorí, porque tuvo un carisma muy acentuado, para detectar los manantiales de la vida espiritual, pero también el de averiguar carencias como la sed y el hambre
de justicia, de paz y de plenitud, y el de hacer propuestas sanadoras. Pontonero de la Iglesia por su actitud dialogal, por su capacidad para conciliar y para reconciliar. Desearía contagiaros de interés y afecto por Pablo VI, alguien que tiene mucho que decir y por decir, pero a quien por desentendimiento, desidia, o turbias maniobras, se le ha sometido a un impresentable ostracismo y dejado en dique seco.

Descargas

Publicado

03-03-2020

Cómo citar

Díez Barroso, S. (2020). Pablo VI transfigurado, zahorí de Dios y pontonero de la Iglesia: Ternura, clarividencia, tesón y diálogo al servicio de la fe, la unidad, la justicia y la paz. Estudio Agustiniano, 55(1), 101–151. https://doi.org/10.53111/estagus.v55i1.44